sábado, 31 de diciembre de 2016

2016, un año para olvidar

Los políticos ególatras
Los corruptos insaciables
Las empresas codiciosas
Las diferencias de oportunidades según las razas y países
La intolerancia con las creencias religiosas
Los terroristas violentos
La insoportable violencia de género
La educación frustrada (recomiendo leer a Martha C. Nussbaum. Ver El disfraz exterior de lo material)
El valor de la cultura, ausente en la sociedad
El excesivo tiempo dedicado a un trasto que solemos llevar casi siempre pegado a la oreja
El mermado mercado del arte, cada vez más débil
Los deportistas enriquecidos en exceso 
La falta de oportunidades para las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral
La ausencia de las energías limpias
La invasión de la tecnología en todos los ámbitos sociales
La indolencia con el calentamiento del planeta Tierra
...

Fuente: El País




















Afortunadamente nos podemos consolar con la viñeta de Ros en El País del 30 de diciembre de 2016. Adiós 2016.

Ros - Viñeta en El País el 30 de diciembre de 2016


Para 2017 sería interesante arrancar con el propósito de elaborar una corta lista, pero sólida, de intenciones de acciones a realizar a lo largo del año, recuperando el tiempo perdido en cosas banales para dar tiempo a unos proyectos personales que estimulen nuestro desarrollo como persona y que nos hagan disfrutar.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Ken Loach despierta los dilemas de Marx


Ken Loach                                                                                                                    Andre Piettre
La visión de la última película de Ken Loach, Yo, Daniel Blake (2016), me ha conducido a la lectura del libro de Andre Piettre: Marx y Marxismo (1957). 

El protagonista de la película, Daniel, se ha quedado sin trabajo en una edad en la que ya es difícil encontrar oportunidades, así que acude a las ayudas sociales en busca de una oportunidad de salir adelante. Sin embargo, no es capaz de vencer una burocracia rígida que le abandona por no estar familiarizado con el laberinto de las nuevas tecnologías. En paralelo conoce a una mujer soltera, Rachel, con dos hijos, que tuvo que desplazarse desde otra ciudad lejana y así esquivar que le enviasen a un hogar de acogida. Ambos, reos de una burocracia que los rechaza, intentan apoyarse mutuamente en busca de una salida.

Imagen del protagonista de la película, Daniel, ya rendido sin esperanza alguna

Marx
Andre Piettre escribió su libro a mediados del siglo XX, y Ken Loach nos regala una exquisita obra llena de vida, con sus luces y obstáculos. ¿Y por qué relaciono la película con el libro de Andre Piettre? Da igual pensar en los finales del siglo XIX o los principios del siglo XXI. Poco hemos cambiado en acercar la igualdad de oportunidades a todos. Ken Loach dice que "según el proyecto neoliberal, la mano de obra debe ser vulnerable, por que así aceptará salarios bajos, contratos basura y trabajos temporales. Y para que el trabajador siga siendo vulnerable hay que hacerle creer que la culpa de lo que le pasa es suya, que tiene lo que merece. Porque si la culpa fuera del sistema habría que cambiarlo, y eso no interesa.. En realidad, la burocracia es increíblemente eficaz en su ineficiencia".


En el libro de Andre Piettre, "Marx y marxismo", en la edición que consulto de 1964, en la página 119 he encontrado un capítulo interesante con el título "La concentración progresiva de las empresas". Cuando lo leí por la primera vez en la universidad me sedujo, al tiempo que me aterró, al descubrir el concepto de concentración progresiva de empresas. Ese proceso, si fuese real o posible, significaría que estamos construyendo una pesadilla en la que de forma utópica escalaríamos a la cima de un triángulo en cada sector con una gigantesca y única empresa, de tal manera que desaparecería la competencia, actuando fuera de control. ¿Es un sueño o una cercana realidad? ¿Podrán los artesanos sacarnos de esta pesadilla?

Apunto unas frases del libro en negrita:

Andre Piettre dice que para Marx la “concentración progresiva de las empresas…” nos lleva a nos lleva “a la fusión de un número superior de capitales en un número menor; en una palabra: a la centralización propiamente dicha”.

Proudon deja bien claro lo que significa esa concentración: “La competencia matará a la competencia”.

Y más adelante Andre Piettre recoge los efectos que pueden manifestarse: “La concentración creciente del capital conducirá,pues, a un efecto acumulativo, a la vez cualitativo y cuantitativo: no sólo acrecentará sin cesar el proletariado, eliminado las pequeñas empresas, arruinando a las clases medias, etc., sino que acrecentará la plebe innumerable, cada vez más miserable.. A la proletarización creciente corresponde, por tanto, el empobrecimiento creciente”.




martes, 1 de noviembre de 2016

Ai Weiwei, el artista omnipresente, en la catedral de Cuenca y en el Halloween de Nueva York

Un detalle de la instalación 'S.A.C.R.E.D.', de Ai Weiwei. L. S. EL PAÍS VÍDEO
 Ai Weiwei (Pekín, 1957) revive su calvario en la catedral de Cuenca hasta el 11 de diceimbre de 2016. Fue detenido el 3 de abril de 2011 en el aeropuerto de la capital china porque las autoridades consideraban que sus motivos para viajar eran confusos. El régimen comunista no podía digerir su feroz crítica y sus permanentes denuncias. Le encerró durante 81 días. Ai recreó las vivencias de ese calvario en una de sus piezas más famosas e imponentes, S.A.C.R.E.D (2011-2013), formada por seis cajas de hierro (377 x 198 x 153 cm) en las que otros tantos dioramas reproducen escenas sobre su vida en el interior de la celda. Son momentos cotidianos en los que sus guardianes no hacen alarde de agresividad, pero imponen su presencia en los momentos más privados de su supervivencia... >> sigue leyendo

Fotografía de Eduardo Ruigómez - Con Ai Weiwei en Halloween en Nueva York (2016)


sábado, 29 de octubre de 2016

Smalls huele a puro jazz

"Smalls Jazz Club fue creado en 1994 en Nueva York por el enigmático Mitchell Borden. Borden, ex submarinista de la marina de guerra, enfermero, filósofo y violinista de jazz, fundó el club con la iniciativa de crear un ambiente propicio para la música de jazz y su cultura. Borden, que reservó y consiguió el club, se acercó a los negocios desde una postura de generosidad en vez de lucro."

Entrada al Smalls Jazz Club
Smalls cree que es posible la paz en el mundo a través de la música, y ha acogido a numerosos músicos: Howard Alden, J.D. Allen, William Ash, Ehud Asherie, Omer Avital, David Berkman, Peter Bernstein, Brian Blade, Seamus Blake, Dwayne Burno, Chris Byars, Shard Cassity, Dwayne Clemons, Jay Collins, Marion Cowings, Jon Davis, Sasha Dobson, Duane Eubanks, Brian Floody, Joel Frahm, Ray Gallon, Paul Gill, Larry Goldings, Ned Goold, Jimmy Greene, Larry Ham, Tardo Hammer, Roy Hargrove, Ari Hoenig, Sherman Irby, Norah Jones, Ryan Kisor, Guillermo Klein, Myrna Lake, Carolyn Leonhart, Jason Linder, Joe Magnarelli, Jeremy Manasia, Joe Martin, Donny McCauslin, Brad Mehldau, Neal Miner, Tyler Mitchell, Jane Monheit, Mike Mullen, Zaid Nasser, Charles Owens, Jeremy Pelt, Sasha Perry, Jean Michel Pilc, Chris Potter, Josh Redman, Jon Roche, Ari Roland, Kurt Rosenwinkel, Grant Stewart, Phil Stewart, Joe Strasser, Greg Tardy Mark Turner, Diego Urcola, Richie Vitale, Myron Walden, Scott Wendholt, Spike Wilner, Ben Wolfe, Sam Yahel, Peter Zak y muchos otros.




viernes, 23 de septiembre de 2016

Nudos y coleta

Nudos y coleta es una serie fotográfica de principios de la década de 1980 que puede verse en el apartado Non Stoops de mi web. Se compone de 21 imágenes en blanco y negro. Recoge impresiones de la calle espontáneas encontrados en diferentes escenarios de Madrid. Aún no había leído El paseo, de Robert Walser, ya que no lo descubrí hasta el año 1996 gracias a la edición de Siruela. Enseguida asocié una cierta forma común de callejear por la ciudad: salir a la calle sin rumbo, sin prisas, observando todo lo que nos rodea, voces, colores, objetos... La pauta del paseo, lento y tranquilo, permite observar todo lo que sucede alrededor con el sosiego de un tiempo infinito. Así, el ojo no pierde detalle y encuentra tesoros que acaban en los baúles de nuestros proyectos.

Nudos y coleta atiende a pequeños detalles, silentes, apenas percibidos. Solo encontramos la fortuna cuando nos aproximamos hasta alcanzar el valor del gesto apreciado. Es entonces cuando aparece el símbolo, que da vida, lo enriquece y nos provoca el entusiasmo.


© Eduardo Ruigómez 2016 - Serie Nudos y coleta / Acceso

miércoles, 21 de septiembre de 2016

La cámara oscura, los reflejos y la luz del mar





Los Arnolfino se reflejan en un espejo circular durante la ceremonia de su boda en 1434. El efecto del espejo produce un efecto de distorsión, dando sensación de volumen, acercándonos a la realidad. Pieter Janssens Elinga, pintor de la Escuela Holandesa del Siglo XVII, construye un cuadro de perspectiva con el que realiza experimentos con la luz, elementos arquitecturales y la cámara oscura. Surge la magia, lo que ves puede no ser real.

Carel Fabritius pintó el cuadro Vista de Delft en 1652, reconocido como una parte original de un cuadro de perspectiva. Para crear la sensación de volumen de la calle Fabritius utilizó un  distanciómetro de la época.

- - -

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2010)

El mar abraza la claridad que surca las sendas abiertas por las nubes al paso del viento. Surgen los reflejos y brilla la luz, genera sensaciones, distorsiona el horizonte. Nos deslumbra, juega con nosotros armando un mecano de sombras y luces con las olas.

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2011)

 © Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2012)

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2013)

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2014)

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2015)

© Eduardo Ruigómez - Reflejo acuoso (2016)

jueves, 18 de agosto de 2016

Paseo con el zinc por el barrio Hinojedo-Muelle

Cerca de la desembocadura del río Saja han habilitado un camino asfaltado para peatones, bicis y motos, siguiendo el borde izquierdo del río hasta Suances, ya a la altura del mar. Es un lugar aparentemente tranquilo, usado por vecinos y veraneantes para llegar a la playa desde los alrededores del interior. 

Pero en realidad lo que me despertó la curiosidad por concocer la zona fue registrar con la cámara fotográfica la decadencia del mayor yacimiento de zinc en Europa. Ubicada la mina inicialmente en Reocín desde 1856 y gestionada por la Real Compañía Asturiana de Minas hasta que en el año 1981 la compra Asturiana de Zinc, ampliando las instalaciones con la fábrica de ácido sulfúrico en el barrio de Hinojedo-Muelle. 

Bajo un sol atroz caminé impasible a lo largo de la ría. Un espacio paradisiáco retraido ante los restos de una actividad comercial agresiva con el entorno. Reseño un enlace a Wikipedia que describe de forma amplia la historia de la empresa.



 

















 






jueves, 4 de agosto de 2016

So Long, Marianne Ihlen

La semana pasada falleció Marianne Ihlen, mujer y amor de Leonard Cohen que lo inspiró en su aclamada canción “So Long Marianne” y que posteriormente influyó al músico en diversas canciones y poemas. Una relación amorosa que duró 7 años y que marcó indudablemente a los dos.

El día de hoy Cohen compartió a través de su cuenta de Facebook una carta dirigida a él que le envío Jan Christian Mollestad, quien se encontraba con Marianne en sus últimos días de vida. El músico pidió que esta carta sea utilizada en su memorial. Una carta indudablemente conmovedor. Además, compartió otros textos dedicados a Marianne que lograrán encontrar más abajo, en el post original de Facebook.

Fotografía de Leonard Cohen - Marianne Ihlen

Carta a Leonard Cohen de Jan Christian Mollestad:

Marianne durmió lentamente fuera de esta vida ayer por la tarde. Totalmente tranquila, rodeada de amigos cercanos.
Tu carta llegó cuando todavía podía hablar y reír con plena conciencia. Cuando la leímos en voz alta, ella sonrió del modo en que solo Marianne podía hacerlo. Levantó la mano, cuando dijiste que estabas justo detrás, lo suficientemente cerca como para llegar a ella.
Le dio una profunda tranquilidad que conocieras su condición. Y tu bendición para el viaje le dio fuerza adicional. Jan y sus amigos, que vieron lo que significó este mensaje para ella, te agradecerán profundamente haber respondido tan rápido y con tanto amor y compasión.
En su última hora, tomé su mano y tarareé “Bird on a Wire”, mientras apenas respiraba. Y cuando dejamos la habitación, después de que su alma hubiera volado por la ventana en busca de nuevas aventuras, besamos su cabeza y susurramos tus palabras eternas: “So Long, Marianne”. 


Carta de Leonard Cohen a  Marianne Ihlen:

Bien, Marianne, hemos llegado a este tiempo en que somos tan viejos que nuestros cuerpos se caen a pedazos; pienso que te seguiré muy pronto. Que sepas que estoy tan cerca de ti que, si extiendes tu mano, creo que podrás tocar la mía. Ya sabes que siempre te he amado por tu belleza y tu sabiduría pero no necesito extenderme sobre eso ya que tú lo sabes todo. Solo quiero desearte un buen viaje. Adiós, vieja amiga. Todo el amor, te veré por el camino. So long, Marianne.



Fotografía de James Burke - Marianne Ihlen y Leonard Cohen en la isla de Hidra (Grecia)

"So Long, Marianne" is a song written by Canadian poet and musician Leonard Cohen. It was featured on his debut album, Songs of Leonard Cohen. Pitchfork Media placed it at number 190 on their list of "The 200 Greatest Songs of the 1960s."

The song was inspired by Marianne Jensen (later Marianne Ihlen), whom Cohen met on the Greek island of Hydra in 1960. 

Fotografía de Leonard Cohen - Marianne Ihlen


Kari Hesthamar: "Marianne Ihlen was 23 years old when she arrived on the Greek island of Hydra. Leonard Cohen immortalised her in the song “So long, Marianne.” The story begins in the 1950s, in Oslo, a town marked by jazz and a budding youth rebellion. Together with her boyfriend Axel Jensen, Marianne runs away to Greece and lands on the island of Hydra, where a few international artists have already congregated, and they are soon joined by Göran Tunstrøm. Axel and Marianne buy a small white washed house where Axel Jensen amongst other stories writes his novel Line. After a couple of years Axel leaves the island, Marianne and their six months little son, for another woman. One day Marianne was in the village shop with her basket waiting to pick up bottled water and milk, a dark man is standing in the doorway with the sun behind him. He is saying: “Would you like to join us, we’re sitting outside?” It is Leonard Cohen. He calls her the most beautiful woman he has ever met. Cohen drives her home from Greece to Oslo. Later she receives a telegram from Montreal: “Have house. All I need is my woman and her son. Love Leonard.” Shortly afterwards she goes to Canada with her little boy. Cohen, Marianne and “little Axel” live together during the 60s, and commute between Montreal, New York and Hydra. Cohen dedicated his collection of poetry, Flowers for Hitler, to her. He has written many of his most famous poems and songs inspired by Marianne."

Cohen dedicated his third volume of poetry, Flowers for Hitler, to her, and she directly inspired many of his other songs and poems. A photo of her appears on the back cover of his second album, Songs from a Room.


SO LONG, MARIANNE (Songs of Leonard Cohen, 1967)


Come over to the window, my little darling
I'd like to try to read your palm
I used to think I was some kind of Gypsy boy
Before I let you take me home

Now so long, Marianne, it's time that we began
To laugh and cry and cry and laugh about it all again

Well you know that I love to live with you
But you make me forget so very much
I forget to pray for the angels
And then the angels forget to pray for us

Now so long, Marianne, it's time that we began

To laugh and cry and cry and laugh about it all again
 
We met when we were almost young
Deep in the green lilac park
You held on to me like I was a crucifix
As we went kneeling through the dark

Oh so long, Marianne, it's time that we began

To laugh and cry and cry and laugh about it all again
 
Your letters they all say that you're beside me now
Then why do I feel alone?
I'm standing on a ledge and your fine spider web
Is fastening my ankle to a stone

Now so long, Marianne, it's time that we began

To laugh and cry and cry and laugh about it all again


For now I need your hidden love
I'm cold as a new razor blade
You left when I told you I was curious
I never said that I was brave

Oh so long, Marianne, it's time that we began

To laugh and cry and cry and laugh about it all again
 
Oh, you are really such a pretty one
I see you've gone and changed your name again
And just when I climbed this whole mountainside
To wash my eyelids in the rain

Oh so long, Marianne, it's time that we began

To laugh and cry and cry and laugh about it all again

Portada del disco Songs of Leonard Cohen